¿Identificas tu negocio con alguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Puedes ver en qué ODS se encuadra tu proyecto.

Emprender en el marco de los ODS

Emprender o intraemprender en el marco de los ODS supone un reto y una oportunidad tanto si estás pensando en comenzar un negocio como si ya tienes una empresa y quieres desarrollar una nueva línea de producto o servicio.

Los ODS te ayudarán a implementar un modelo de crecimiento sostenible, diferenciando tu negocio y aportando valor, competitividad y responsabilidad.

Por lo general, cuando alguien, bien persona o empresa tiene una idea de negocio se centra en esta idea y comienza a proponer soluciones desarrollando diferentes metodologías (ágiles, de diseño, innovadoras, tradicionales, investigación, etc) centradas en la IDEA.

Normalmente se comienza a trabajar en la fase de empatía preguntando cómo adoptará la gente esta idea, qué necesidades tiene y qué aspectos de su vida va a solucionar. En nuestra experiencia y el trabajo con emprendedores y emprendedoras de todas las edades y condiciones nos encontramos con que lo más importante y lo que más dificulta el proceso es enfocar correctamente el problema.

Definir el problema

Definir el problema suele ser un proceso costoso y difícil y por lo general se pasa a la fase de solución lo que dificulta aún más identificar el problema concreto que vas a resolver con tu negocio/idea.

Te voy a proponer unos pasos que te ayudarán a definirlo correctamente y encuadrarlo en uno de los ODS relacionados. Más adelante podrás volver a definirlo para perfilarlo y adecuarlo a tu posible clientela.

Es normal que la idea en un principio sea abstracta, sabes lo que quieres, pero te cuesta concretarlo, lo que ocurre es que centrarte demasiado en la idea no es bueno porque no vas a progresar en relación a la solución.

Pasos que te pueden ayudar:

  1. Piensa en un problema que quieres resolver. Seguro que en tu entorno y en relación a la idea vas a encontrar una serie de problemas que quieras resolver.
  2. Analiza los ODS y encuadra el problema en uno de ellos.
  3. Céntrate en los problemas, no en las soluciones, olvídate de ellas, ya que no te permitirán salir de tu zona de confort y enfócate solo en el problema.
  4. Intenta descomponer este gran problema en otros más pequeños sucesivamente hasta que llegues al Problema Mínimo viable. PMV (que no el Producto Mínimo Viable del que hablaremos en otro post). Este problema mínimo viable es aquel al que vas a intentar proponer una solución muy concreta, es la parte más ínfima en que puedes descomponerlo, puedes pedir ayuda preguntando en tu entorno, amistades, familiares y compañeros de trabajo qué problemas encuentran concretamente en relación al que estás proponiendo y con los ejemplos exactos. Una vez que lo tienes claro, define el problema, puede ser tuyo (seguro que, si tú lo tienes, alguien más lo tiene) o que lo percibas en tu entorno.
  5. Ya puedes pasar a la fase de generación de ideas. ¿Cómo generar ideas de modo creativo? vamos a contarlo en un próximo post.

Si te ha gustado o resultado útil, comparte y envíanos los comentarios.